#microrrelato: Sin pruebas

Un relato terroríficamente gastronómico

Masticadores

By Verónica Boletta

El muerto le cayó como peludo de regalo. Borrachín y estafador en vida, cualquiera podría haberlo despachado al otro barrio. Sin coartada y con antecedentes de malviviente sería imposible probar su inocencia.

Se resignó. Para los pobres no hay justicia. Lo mejor —lo más saludable, pensó sin ironía— sería deshacerse del cuerpo. Ahí anda el finado, distribuido en los estómagos de los pasajeros del tren Sarmiento que hoy, 9 de agosto, comieron empanadas.

Ver la entrada original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s